domingo, 30 de noviembre de 2008

Las Tres Hojas ,-Cuento de Otoño-, (Primera Parte)


Después de podar el almendro y trocear las ramas mas gruesas, quedaron restos del ramón sobrante.

Un gran montón de pequeñas ramas, que no me sirven para la chimenea pero que quizás guardaré para que me ayuden a encenderla cuando llegue el frío del invierno.

Entre los tronquitos del gran montón, los gorriones disfrutaban de lo lindo, guarecidos del frío aire que ya presagia las heladas que han de llegar.

En las riveras del arroyo, junto al puente que ya han terminado de construir, los chopos se están quedando sin hojas dejando al descubierto sus troncos pelados.

Ahí estaba mirando atento cuando acerté a escuchar algo, en el aire, que venía de la chopera. No entendía bien... pero me pareció que alguien estaba hablando calladamente, con un pequeño hilillo de voz.

Agudicé el oído por el que escucho, (el otro esta como una patata). Mi vista acertó a dar con el lugar de donde la brisa me traía los sonidos.

Había en lo alto de una rama solo tres hojas, únicamente tres, las demás habían caído arrastradas por el viento. La charla era de lo mas insólito.

Me acerqué un poco y luego un poco mas para poder entender con nitidez la charla.

-"¿Veis?... todas las que se lleva el viento llegan al suelo y se llenan de barro"-
-"Mirad aquellas, las están pisando los niños que juegan"-
-"Yo no quiero caer... y que me pisen... o llenarme de barro sin ningún motivo"- , decía la tercera.

Escondido junto a la chopera seguía escuchando y mirando en total silencio, mientras mi corazón latía fuerte emocionado por lo que estaba pasando.

Una de ellas siguió hablando y le hizo una propuesta a las otras dos que a mi me pareció de lo mas ingeniosa.

-"Esperemos que venga una ráfaga de aire muy, muy fuerte y en ese momento soltémonos, así podremos volar como lo hacen los gorriones y podremos llegar muy lejos, a lo mas alto, quizás allí tengamos mas suerte que nuestras compañeras"-

Según parece la hojita ya amarilla había visto volar a los gorriones tan contentos y quería ser como ellos, desprenderse y volar y volar.

Dicho y hecho... en un momento en que el viento arreció... las tres al unísono se desprendieron de la rama grande y se dejaron llevar por el viento como si saltaran en paracaídas. Pero ocurrió algo insólito, en ese mismo momento acertó a pasar por allí una bandada de gorriones, que el fuerte aire había hecho que saltaran de la rama de una higuera, la higuera que esta en el mismo borde de la carretera en la curva que hay antes de la entrada del pueblo. Uno de los gorriones que ya se había puesto ciego degustando los restos de los dulces higos, cogió con su pico las tres hojas que volaban llevadas por la corriente de aire y vino a posarse en el entramado de ramitas de los restos de la poda del almendro... revoloteó, jugueteó con su trofeo y se acercó a saltitos al borde del muro de piedra, que estoy haciendo, dejándolas entre el montón de piedras que tengo preparado para terminarlo. El gorrión siguió su aleteo y se alejó dejando las hojas, que se quedaron reposando en la tierra.

Días después en el mismo lugar pude ver un pequeño brote verde que no corté intuyendo que aquello podría ser algo mas que un simple ramajo de hierba.

No me confundí, al poco aparecieron las primeras hojitas de lo que parecía ser un higuera.

El gorrión había dejado una parte de lo que tenia en su pico y las tres hojas se habían encargado de dar alimento a la semilla de higuera.


Un regalo para el oído que llega al alma. El "Allegro" del Otoño de Vivaldi.
Los hechos contados en este relato ocurrieron a pocos días de iniciarse el otoño y hoy mismo me acerqué a ver el retoño de higuera y tomé la foto de cabecera , se ve que tiene casi tantas ganas , como las tres hojas de chopo, de subir a lo mas alto.

viernes, 28 de noviembre de 2008

Baños del Carmen (Málaga)

















Las nubes dejaban que el sol calentara la mañana, el paseo hasta el antiguo Balneario de los Baños del Carmen se hace agradable en este otoño malagueño.
Algunos atrevidos toman el sol tumbados en la arena y hasta se estaban bañando.

Ya sentados en una de sus mesas, el murmullo de las charlas en las mesas vecinas se mezcla con el sonido de las olas que casi llegan a levantarse por encima de malecón de defensa.

Algunas charlas llaman la atención y mientras saboreamos algo fresco, robamos los hilillos de sol que, a veces, incluso llegan a ser fuertes en momentos.

A la derecha dos mujeres charlan, el oído se va, se agudiza el radar y se capta casi la respiración.
-"¿tu te crees? la niña ... con quince años quiere irse con sus amigas a una casa rural....-" "-No sé que hacer con ella-".
La amiga la responde con otra queja sobre su hija. -"Pero no se conforman con llegar a las 2, dice que esa hora es casi la hora en que empieza el ambiente".

Y la charla sigue en la misma línea. Quizás no recuerdan que alguna vez tuvieron también esa edad, o quizás nunca la tibiaron.

El sonido de las olas a veces llega con fuerza. El sol calienta.

Varios niños patinan, otros juegan con un cachorrito.

Casi puedo leer los periódicos de alguno que esta cerca, pero hoy no es buen día para leer, las portadas son iguales: crisis y mas crisis.
Comprobar ortografía
Al fondo, en el horizonte azul intenso del mar, esperando su turno de descarga, las siluetas de dos grandes porta-contenedores.

Justo en ese punto estaría en el otoño del 36 el submarino republicano C.3 hundido por un torpedo alemán.

Casi simultaneamente a la derecha una familia. El matrimonio y dos niñas, una de unos 9 años y la otra quizás de 5 o 6. Algunos silencios, pero en un momento la niña mayor pregunta a su padre:
-"¿Papá... y tí porque nunca comulgas?"-

No hay respuesta, en silencio los segundos se hacen años. Pero la niña insiste y amplia su pregunta a la madre. Ya sin salida.... después de los intensos años de silencio transcurrido, la repuesta del padre.
-"Hija, eso es algo muy personal"-
Asunto zanjado.......

Sigo disfrutando de lo que veo y lo que oigo y el sol sigue regalándonos su vida.

video

martes, 25 de noviembre de 2008

Los Colores y los Dias (A Finales de Noviembre)


Los amarillos y naranjas se hacen presentes con fuerza en estos días de finales de Noviembre.
Los hielos y las nevadas llegaran en unos días y todo esta preparado para el tránsito.

La vida toma fuerza a escondidas, como una especie de carrerilla contenida para saltar cuando lleguen los primeros rayos de sol.

domingo, 16 de noviembre de 2008

Curro el Ceramista


Curro vive en Villanueva del Rosario, es ceramista.

Con gres, de alta temperatura, hace duendes, hadas, brujas. Extiende la pasta sobre la mesa como si estuviera amasando para hacer pizzas con un rodillo y sobre cuerpecitos que ya ha preparado, va poniendo trocitos, vistiendo los cuerpos con todas sus piezas.

Me llama la atención la forma en que hace los pechos a las brujas, cada una diferente, cada una con un escote distinto. Siempre le pregunto si esta pensando en algo cuando lo hace... me sonríe y dice que no, que es mecánico y no le da importancia. Pero yo no le creo, su sonrisa es demasiado pícara para que sea verdad lo que me dice.

Le dejaré a Curro algo para que se inspire.

En la tradición eslava, Rusalka es una especie de hada, sirena, duende, ninfa del agua, fantasma, bruja, de la que se cuentan muchos cuentos y leyendas. Vivía en el fondo de los ríos, tenía por costumbre salir a media noche del agua a bailar por los prados cercanos, pero cuando veía a un hombre hermoso le encantaba con sus danzas y cantos y se lo llevaba a vivir con ella al fondo de los ríos o lagos.

Desde luego es un buen ejemplar de ser mitológico para una adecuada inspiración.

El compositor checo Antonin Dvorak compuso la ópera Rusalka a finales del siglo XIX, fue estrenada en 1901.
La Canción "La Luna" esta interpretada por la cantante Anna Netrebko.

Curro dice que sus brujas son mágicas, dice que si se pone un boleto de lotería debajo de una de brujitas, hay un tropecientos de posibilidades de que nos toque. Por si acaso dejo el su mail pensando en que alguien pueda estar interesado en encargarle alguna (téngase en cuenta que las puede hacer con cualquier tipo de "pechonalidad", incluso asexuadas, solo hay que solicitarle una talla determinada). artesaniaangelba@wanadoo.es

viernes, 7 de noviembre de 2008

Arc de Sant Martí


Marian ha estado leyendo el cuento de Irys y sus siete amigas y les ha contado a sus alumnos, de tan solo 3 años, la forma en que entre las 8 hadas consiguieron llenar el mundo de los hombres grises de color, como todo volvió a ser alegre y vivo, como manejaban diestramente sus alas esparciendo polvos de colores sobre todo lo que llega a nuestros ojos.

Todo, todo....... con pelos y señales, sin que nada se quedara en el tintero.

Su ojillos resplandecían con el chisporreteo de los trocitos de color que se escaparon del Arc de Sant Martí, que así es como llaman al Arco Iris en Cataluña, donde está la escuela en la que Marian cuenta cuentos a sus niños.

Les propuso que pintaran con sus ceras de colores, lo que habían escuchado, hizo fotos de sus trabajos y me los ha mandado.

Después de esto ya no hay mas remedio que seguir contando más cosas sobre los trabajos que, a diario, tienen las 8 hadas en su tarea de colorear nuestras casas,nuestros animales, nuestros bosques, nuestros mares...... así los niños de Marian podrán seguir pintando colores con sus lápices de cera.