sábado, 6 de junio de 2009

Marruecos, La Mirada Inversa , "La Tarara"(Quinta Parte)

Esa noche, la intendencia había preparado la cena en un restaurante árabe en unos de los costados de la Medina de Tanger. Se trataba de un primer piso al que se accedía por un portal, con una escalera estrecha a la izquierda. Lo angosto de la entrada no correspondía en nada con la amplitud y luminosidad del local , ya en la parte superior, donde además de nuestro grupo, para quien ya tenían preparadas unas mesas muy bien montadas, solo había tres mesas más, una con personas del país y las otras dos también con turistas como nosotros. A la entrada del salón,antes de llegar a las mesas, un grupo música marroquí, con instrumentos tradicionales: laúd, pandereta, crótalillos, y violín, un violín chiquito que era manejado de una forma especial, no sobre el hombro, sino apoyado sobre la rodilla, verticalmente, pasando el arco por las cuerdas en sentido horizontal, algún otro componente del conjunto solo daba palmas.

Solo con la entrada por ese lugar, junto los músicos, que ya hacían sonar sus instrumentos, nos hacia introducirnos en un mundo oriental a la vez que la misma música nos hacia mover nuestro cuerpo como iniciando una danza al compás de las cálidas notas.

A la vez que manejaban los instrumentos, nos ofrecían la bienvenida con gestos de sus miradas a lo que nosotros correspondíamos con sonrisas. Nos sentamos y enseguida llego la comida y la bebida, sin ningún tipo de problema para quien quería tomar cerveza o vino, un vino tinto "made in Marruecos", que la verdad no estaba nada mal.

La cena fue de lo más agradable, con comida marroquí que a mi me pareció muy rica y nada pesada y la charla con el grupo con el que me había sentado fue de lo mas interesante, sin faltar, por supuestos las risas y bromas, además con un brindis que me dirigieron, por lo que va a venir en unos meses, el primer nieto en la familia.

Los músicos pararon unos minutos, y continuaron con muy pocos descansos durante larga cena y posterior velada, en algún momento escuche una canción que me pareció sumamente familiar, incluso una parte de la letra en castellano y a vez la misma letra en árabe poco mas tarde, como una mezcla de las dos lenguas siempre con la mismas notas que se repetían. Trate de identificar lo que tan familiar me parecía.

-"¿Eso que tocan, es La tarara?"-.

Pregunte a mis compañeros de mesa, y efectivamente, se trataba de la antigua canción popular "La tarara". Me pareció algo insólito y lo comentamos, pero tampoco les llamo demasiado la atención a los demás, cosa que a mi si, a mi me parecía algo insólito que me hizo reflexionar sobre a relación de esta música nuestra con estos músicos de Marruecos, a la vez que hable con alguno de los marroquíes que acompañaban al grupo quienes me aclararon algo más sobre la canción.

Parece ser que un cantante marroquí, muy conocido en las décadas de los 50 y 60 del pasado siglo, hizo popular esta canción , que interpretaba a "dúo" con otros dos cantantes españoles, haciendo una parte de la canción en árabe y la otra parte en castellano. Tan popular se hizo que sigue siendo algo cantado en la actualidad.

"La tarara" es una canción popular y tradicional española , de la que he encontrado versiones con distintas letras, desde letras utilizadas en juegos infantiles, a letras adaptadas a distintas regiones, incluso en distintas lenguas, como el gallego o el valenciano.

En 1931 el poeta granadino Federico Garcia Lorca , realizo la grabación en discos gramofonicos, con 10 de sus canciones populares antiguas que había recopilado durante años y que se encargo de armonizar, en algunas el mismo tocaba el piano y la cantante Encarnacion Lopez , la "Argentinita", puso la voz en todas ellas.

Estas grabaciones se hicieron muy populares en la época , y tanto que en 1936, cuando se inicio la incivil contienda militar entre hermanos en España, los dos bandos la cantaban , casi como un himno de guerra para unos ,tanto como para los otros. Las tropas "moras" que ayudaron a Franco en su rebelión, aprendieron esta canción en el campo de batalla y una vez terminada la guerra, siguieron cantándola como una canción más, transmitiéndola como algo suyo a sus hijos y nietos y así aparece ahora esta canción popular española, como una canción popular marroquí más.

Hay muchas versiones de la canción, desde corales, hasta operísticas, o flamencas, incluso cantantes como Marisol , Teresa Berganza o Camaron tiene versiones muy especiales, pero me he decidido por copiar la versión más reciente, del 2008 , y que a mi me gusta especialmente a pesar de tener unos toques jasisticos que la distorsionan un poco respecto de sus orígenes, pero que en conjunto tiene arte, elegancia y estilo por los cuatro costados.



video


(El primer vídeo es de Ana Belen, y el segundo es el que tomé en el restaurante de Tanger, los dos cantan la misma canción)

2 comentarios:

Ricardo dijo...

Hola Tejedor,

A mi me pasó lo mismo hace un mes en un encuentro coral en Essaouira. Estabos cantando unos y otros canciones populares típica y uno de los dos grupos empezó con La Tarara. ¡Que sorpresa, para marroquíes y andaluces, descubrir que tenemos esa canción en común!

Anónimo dijo...

Que buen registro de como las cosas se transmiten por toda la humanidad....lástima que existan las religiones que hacen que los humanos se odien unos con otros :-(