miércoles, 15 de abril de 2009

Los Sonidos del Bosque, A Mediados de Abril

video

Ya se veía venir, las nubes hablan sin abrir la boca , sus colores, sus formas , su altura, o la dirección de su singladura, nos dicen lo que llevan encima. Durante toda la noche ha estado lloviendo y por la mañana a ratos ha estado cayendo agua finamente, ese tipo de lluvia que parece que no cae, precisamente por la forma que tiene de caer, despacito y sin demasiados ruidos, pero que empapa sin darte ni cuenta de que estas calado hasta los huesos.

He estado en Hondonero, el bosque esta precioso. El verde ha llenado las praderas entre los pinos y las rocas de los riscos empiezan a surgir pequeñas flores cotidianas de estas praderas, que de por si suelen ser más tardías por la altura a la que se encuentran.

Y el olor de la tierra mojada, se hace presente.

El silencio solo se corta únicamente por los sonidos de los cantos de los pajaros, agazapados en sus nidos, esperando que escampe, para salir a volar. De vez en cuando alguna gotas de agua que caen sobre la cámara, y eso si... mis pasos que tratan de ser ligeros y pausados, para no interferir en el ambiente, como si fuera un templo en el que entramos con total respeto y el mayor sigilo.

Y el olor de la tierra mojada inunda el bosque, llena el ambiente y penetra en la mi mente.

El clamoroso silencio lo llena todo, impresiona y sobrecoge . Todo alrededor parece igual y todo es distinto, cada centímetro de terreno, inmensamente distinto del centímetro compañero, cada brizna de hierba diferente a la que tiene al lado, cada piedra, cada tronco, cada flor.

Los pajaros no paran de cantar. La tierra sigue empapándose lentamente y sigue fluyendo el aroma de la tierra mojada.

Los majuelos de pequeños frutos rojos que han dado de comer durante la invernada a los animales del bosque, ya tienen pequeños capullos que serán flores en unos días, y luego frutos rojos, preparando la comida del invierno que viene. Los tallos de las esparragueras empiezan a florear de color amarillo. Los pajaros que ya han criado, tienen sus nidos llenos y sus flautas no cesan de sonar.

Estos son los silenciosos sonidos del bosque , poco antes de llagar a Hondonero.

No hay comentarios: